• Home
  • Posts RSS
  • Comments RSS
  • Edit
  • Y el vampiro alegó porfiria

    6 mar. 2011
    drácula Bram Stoker pelicula

    Gracias a Bram Stoker y las posteriores adaptaciones cinematográficas, todos o la gran mayoría seremos capaces de distinguir un vampiro a simple vista. Sobretodo porque son muy blancos de piel, presentan unos dientes muy característicos, viven en castillos oscuros y salen cada noche en búsqueda de sangre fresca. Bueno, como la gran mayoría de individuos que te encuentras en la noche de la gran ciudad.

    Pero si os digo que en un juicio por vampirismo el mismísimo conde Drácula podría alegar enfermedad y salir de rositas a la calle os cambia la cara verdad?

    Efectivamente, los rasgos que presentan los vampiros hacen referencia a la porfiria. Más concretamente a la Protoporfiria eritropoyética. Este tipo de porfiria es una enfermedad que afecta a la producción de hemoglobina. La hemoglobina, más conocida como glóbulos rojos, están compuestos  por cuatro grupos hemo, cada grupo tiene una porfirina más un ión de hierro (Fe II) (el famoso hierro de los análisis de sangre). 

    grupo hemo
    Grupo Hemo

    Por tanto, los que presentan esta enfermedad no son capaces de introducir el ión hierro dentro de la porfirina  quedando de la siguiente manera. produciéndose anemia y un exceso de porfirina en la sangre y en otros tejidos como la piel. 

    protoporfirina
    Porfirina
    (Igual que el Grupo Hemo pero sin el Hierro central)


    Este exceso de porfirina se acumula en la sangre y en otros tejidos como la piel. El hecho de tener grandes concentraciones de porfirina en la piel los hace extremadamente sensibles a la luz solar, la exposición a ella les produce enrojecimiento de la piel y en tiempos prolongados erupciones cutáneas y ampollas. De aquí tenemos que los vampiros salgan de noche y tengan la piel muy blanca. También se acumulan en dientes provocando malformaciones dentales, los famosos colmillos. Y si son casos muy graves,  necesitan transfusiones de sangre porque no son capaces de generar los suficientes glóbulos rojos para vivir. De aquí se explica esa sed de sangre fresca que tienen los vampiros. La ciencia aún no sabe de dónde viene la predilección por dormir en ataudes pero todo se andará.

    Así que ya sabéis si una noche os aparece un vampiro a chuparos la sangre decirle que tenéis porfiria perderá rápidamente el interés en vosotros, a no ser que sus intenciones sean otras o realmente no sea un vampiro.


    Para saber más: 1



    0 comentarios:

    Publicar un comentario


    IBSN: Internet Blog Serial Number 2011-2-1-1983
    Licencia Creative Commons